Políticos en México a la caza del voto evangélico

por UC 24/05/2017 0 comentarios

Políticos en México a la caza del voto evangélico

24 de mayo, 2017. En unos días, se llevarán a cabo elecciones en el estado más importante de la República Mexicana, tanto por su densidad de población, como por su economía: El Estado de México (Edo. Mex.). Algunos analistas consideran este estado como "representativo" de la política nacional y lo que suceda en la elección es visto como un pequeño ensayo para las elecciones presidenciales del 2018. Los ojos de todo el país están sobre las tendencias del voto en esta elección particular.

El partido en el poder, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), está echando toda la carne al asador para apuntalar a su candidato, Alfredo Del Mazo (tercera generación de una familia de políticos mexiquenses y primo del actual presidente Enrique Peña Nieto). Sin embargo, a pesar del apoyo de todo el aparato del Estado, Del Mazo no parece consolidar su campaña. Los recientes escándalos de corrupción de gobernadores priístas así como el precario nivel de aceptación del gobierno de Peña son pesados lastres y simplemente no puede despegar. La reciente encuesta de Parametría ubica a Del Mazo en tercer lugar de las preferencias, después de las candidatas de MORENA y el Partido Acción Nacional (PAN). El tiempo se agota.

En un intento, aparentemente desesperado, por obtener la simpatía de los sectores conservadores y en particular de la población evangélica, Del Mazo ha agregado a su slogan "Fuerte y con todo..." una agenda anti gay y anti aborto. Quizá está  buscando a esas "mayorías silenciosas" que tanto ayudaron en la victoria de Trump. Sin embargo, el PRI es un partido que desde su creación ha impulsado políticas socialistas y estatistas y que pertenece, desde hace muchos años, a la Internacional Socialista y cuya visión sobre estos temas es acorde con los partidos modernos de izquierda. No hace mucho, el presidente Peña, del PRI, envió una iniciativa de ley al Congreso para legalizar las uniones homosexuales en todo el país, iniciativa que fue finalmente rechazada por la Cámara de Diputados.

Por su parte, la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, ha firmado una serie de compromisos a favor de la vida, la familia y la libertad religiosa. En el documento Vázquez Mota expresa: "El respeto y defensa de la vida humana como un derecho fundamental que debe ser tutelado desde el momento de la concepción y hasta la muerte natural serán los principios rectores de mi gobierno en el Estado de México". Sin embargo, ya desde el sexenio de Felipe Calderón, cuando Vázquez Mota era Secretaria de Educación Pública (Ministerio de Educación), la ideología de género ya se había introducido en los libros de texto oficiales.

La candidata de MORENA, Delfina Gómez Álvarez, se dijo abierta a reunirse con sacerdotes, padres, ministros de cultos de todas las religiones ante el supuesto apoyo de 2,800 iglesias evangélicas del Estado de México. Es la candidata que ha expresado con mayor distancia su deseo de obtener el voto conservador de la población evangélica, pues su partido es de corte liberal y de izquierda que promueve la inclusión de las minorías, la diversidad sexual y el aborto. Hace unas semanas diputados locales de MORENA en el estado de Veracruz, propusieron quitar la palabra "concepción" del artículo 4° de la Constitución estatal que a la letra dice: "El Estado garantizará el Derecho a la vida del ser humano, desde el momento de la concepción". La diputada Tania Carola Viveros Cházaro, de MORENA, aseguró que para promover la legalización del aborto "va a demostrar científicamente que hasta antes de las 12 semanas no hay un ser vivo en el vientre de una mujer".

Al parecer, los aspirantes a gobernar el Estado de México han visto en la población evangélica una veta importante de apoyo electoral. Los políticos parecen reconocer la realidad de que la mayoría de la población mexicana no está de acuerdo con las ideas libertarias sobre el matrimonio homosexual y el aborto. La victoria de Trump en EEUU parece haber caído como un balde de agua fría que los ha hecho despertar abruptamente de la fantasía de una sociedad posmoderna, "incluyente" y tolerante a la diversidad sexual y convencida del "derecho a decidir". Los "milenials" parecen no ser tan izquierdistas ni liberales como se pensaba. Sin embargo, los evangélicos no terminan de encajar plenamente en ninguno de los grandes partidos que se disputan el poder en México. Quizá es tiempo de que surja un nuevo partido que realmente condense y exprese el pensamiento cristiano que tiene mucho que decir sobre la forma de gobierno, la política y el rumbo de la sociedad.


0 comentarios hasta ahora

Escribe un comentario

Añada un comentario ¡Sus datos están protegidos! Su correo electrónico no será publicado. No compartimos la información de nuestros usuarios con terceros. Todos los campos son requeridos.